Tips Administrativos
logosicaa
  • Registro
En esta sección podrás encontrar consejos para mejorar en tu negocio y en tu vida diaria.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Ing. Alberto Quiroga Venegas


Estar dentro del mismo taller no significa que estamos trabajando en equipo.

 

Leyendo a Peter Drucker, uno de los más grandes consultores empresariales que ha existido, tuve la oportunidad de aprenderle una práctica y reflexionarla para el manejo de los talleres.

 

Drucker insiste y motiva en que todas las reuniones sean productivas y aclara que incluso una plática de trabajo entre dos personas ya es una reunión.

 

Los talleres casi no realizan juntas de trabajo o planeación. Por lo general, se cae en la idea de que eso funciona solamente para las grandes empresas y que las juntas se llevan a cabo alrededor de amplias mesas, con carpetas y tazas de café, proyectando gráficas y más gráficas. Sin embargo, cualquier empresa puede y debe realizar reuniones periódicas para poder comunicarse entre sí acerca de todo lo relacionado con la marcha de la empresa.

 




Yo he sugerido, por ejemplo, que al abrir el taller nos demos unos 10 o 15 minutos para planear el trabajo del día. Muchos abren y comienzan a reparar autos a toda velocidad, solamente para llevarse la sorpresa de que tal vez le invirtieron tiempo a lo que no urgía y descuidaron lo que sí. Una breve junta en la que se expliquen las tareas del día, los detalles importantes y se transmitan decisiones, puede ser la mejor inversión de tiempo pues evita malas interpretaciones.

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

 

Todos tenemos 24 horas por día, pero no todos las aprovechamos de igual forma…

 

Ya en pasadas ocasiones hemos escrito en esta sección acerca de la importancia de aprovechar adecuadamente los recursos con los que contamos en el taller y uno de los más caros, escasos y mal aprovechados es el tiempo.

 

El tiempo es caro porque lo pagamos con nuestra propia vida y nadie tiene suficiente dinero para regresar al pasado. Es escaso porque no se puede acumular pues debe ser consumido constantemente y es mal aprovechado porque se tiene la idea errónea de que no cuesta y que siempre lo tendremos a nuestra disposición.

 

¿Qué es lo que podemos hacer para aprovecharlo mejor?

Lo primero que te recomiendo es que tomemos conciencia de que es un recurso escaso y de que es caro, porque así lo valoraremos más y no dejaremos para mañana lo que podemos hacer hoy. Después te recomendaré que utilicemos algunas de las estrategias de los expertos en manejo del tiempo.

 

Comienza por planear. Al abrir tu taller, dedícale 15 minutos a la planeación del trabajo del día y asegúrate que tu personal sepa que es lo que se va a hacer, quién es el responsable y que es prioritario y que puede esperar. Mucho tiempo se pierde por no tener claro un rol de actividades o por hacer las cosas sin orden.

 

Ser ordenado es el siguiente paso. Cuando se tiene cada cosa en su lugar evitamos perder 15 minutos buscando una llave que está quien sabe dónde o limpiando el aceite que se derramó por dejarlo en el paso. El orden abarca nuestras cosas y nuestros hábitos y entonces nuestro tiempo es mejor aprovechado.

 

Quien tiene destrezas y habilidades puede hacer sus actividades mucho más rápido que los demás, por lo que es importante que constantemente nos capacitemos y adiestremos en nuestras tareas, sobre todo en las más comunes. Por ejemplo, quien saber usar adecuadamente el escáner puede ahorrarse minutos o hasta horas frente a quien no sabe manejarlo. De igual forma con diferentes herramientas y equipos, quien las usa correctamente ahorra mucho tiempo.

 

Usar apoyos administrativos también ayuda. Por ejemplo, tener a la mano y bien ordenados los teléfonos de nuestros clientes y proveedores nos evita perder valiosos minutos buscando la tarjeta o el papelito de la persona que queremos contactar. Tener resúmenes de la información importante ahorra por tenerla a la mano.

 

Constantemente hazte la pregunta ¿Qué puedo hacer para realizar mis tareas de mejor forma y en menos tiempo? Un mecánico se respondió a sí mismo que podía evitar ir a cada rato a la refaccionaria si programaba sus compras y aprovechó el servicio a domicilio lo que le ahorraba tiempo de traslado.

 

También es importante no acostumbrarnos a lo urgente dejando de lado lo importante. Hay talleres que siempre están bajo presión, apagando fuegos, pero no se detienen a hacer lo correcto por estar siempre ocupados corrigiendo errores. Muchos talleres no llenan Orden de Servicio (Importante) porque están muy ocupados reparando un carro que al cliente le apura (Urgente). Curiosamente nunca tienen tiempo de llenar la Orden pero siempre tienen tiempo para estar discutiendo con el cliente sobre si ese rayón en la salpicadera se lo hicieron en el taller o el auto ya lo traía.

 

Un mecánico que acudía constantemente con nosotros por asesoría, se justificaba que no asistía a cursos por falta de tiempo, pero siempre encontraba espacio para andar de taller en taller buscando quien le ayudara a reparar autos que por su propia incapacidad no podía arreglar. Quien cuenta con conocimientos tiene una capacidad de respuesta mucho mayor que el que es ignorante.

 

A algunas personas les rinde más el día porque han aprendido a enfocarse en lo necesario y han dejado de lado todo lo que les estorba. Comenzando por el vecino que no tiene nada que hacer y se la pasa jugando dominó en el taller hasta el internet, que con el pretexto de buscar un diagrama nos roba horas y horas, existen muchos distractores que nos van quitando a diario precioso tiempo. Y qué decir de esos pensamientos que no nos llevan a nada pero que constantemente, una y otra vez están en nuestra mente quitándonos espacio para cosas realmente productivas. Si nos deshacemos de todo esto, veremos que incluso no solamente nos queda más tiempo para trabajar, sino incluso para divertirnos y convivir con la familia o amigos.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

En mis años de capacitador he aprendido a vivir con una triste verdad: No se le puede enseñar nada a quien creé saberlo todo.

 

Hace poco me preguntaban a cuántas personas he capacitado y qué he aprendido de ellas. Cuántas, no sé – respondí- pero he aprendido tanto que no te lo podría contar en este día.

Pero comencé a platicar de la gran importancia que tiene la capacitación para muchas personas. A algunas, por ejemplo, les ha cambiado totalmente la vida cuando les ha ayudado a descubrir talentos ocultos y les ha elevado la autoestima. A otros les ha preparado para abrir su propio negocio e incluso para resolver problemas familiares que ya se habían mezclado con los del trabajo.

 

¿Y qué es lo que más te duele de una persona que se capacite contigo? Lo que más me duele –contesté- es una actitud de soberbia que les hacer perder el tiempo, porque si asisten al curso lo hacen en un plan de ”no me vas a enseñar nada porque yo sé más que tú” o definitivamente no se capacitan porque nadie parece ser digno de mostrarles algo nuevo.

 

Leí una frase hace algunos años y la recuerdo constantemente: Un No Sé es el inicio del camino.

 

Cuando una persona con buena actitud reconoce que no sabe pero lo combina con un deseo de aprender, lo que puede lograr es increíble en poco tiempo. He conocido a mecánicos que en cosa de meses han superado a otros que tienen años en el medio. ¡Qué gusto ver que alguien pregunte, tome notas, compre manuales y ponga cara de curiosidad cada que tiene la oportunidad de aprender algo nuevo!

 

Pero en el caso de que no sea por soberbia ¿Por qué algunos se niegan a aprender si con más conocimientos les podría ir mejor? Existen varias razones para ello. La primera que les puedo compartir es que nos han maleducado con respecto a la ignorancia. Se nos ha hecho creer que si preguntamos es porque somos tontos, que si desconocemos algo es porque valemos menos.

 

No hay nadie que sepa todo de todo. Pero no falta aquel que se burla de la ignorancia de los demás y eso provoca que algunos para evitarla no pregunten. Ante esto pensemos que es mejor una burla de un minuto y no una ignorancia de toda la vida.

 

Otra de las razones por las que la gente se niegue a capacitarse es porque tiene miedo de fracasar en un curso, dudando de su capacidad. Algunos me han comentado que pasaron muchos años antes de que volvieran a un salón de clases. Tal vez su última clase fue en sexto de primaria y ahora se sienten fuera de lugar sentados en una banca. En este caso les he pedido que den el primer paso, que asistan y no les niego que al principio se les dificultará por la falta de hábito, pero que al tiempo verán los resultados y esto los motivará. Son muchos los que tal vez en la primaria le tenían miedo a los libros y ya de grandes le han encontrado un gusto a la “escuela” porque descubren amigos, conocimientos y beneficios en la capacitación.

 

Quien tiene deseos de aprender, aprovecha cualquier oportunidad; quien no, desaprovecha todas. En resumen podemos decir que esta es la importancia de la actitud. La diferencia entre un “No sé” y un “Ya lo sé todo”, por experiencia lo comparto contigo, es un mecánico que crece y uno que se queda estancado.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

En esta ocasión conversamos con Mario Servín, director de M&M Publicidad, quien tiene mucha experiencia en la fabricación de uniformes para talleres mecánicos y en empresas en general. En sus respuestas nos ayuda a tener una mejor visión de este tema.

 

SICAA: Mario ¿Para qué nos sirve utilizar el uniforme en un taller?

Mario Servín: Existen muchas ventajas de utilizar el uniforme en el taller. Este accesorio de trabajo ayuda a que los clientes identifiquen y reconozcan a los miembros del equipo y puedan sentir la confianza de preguntarles y pedir servicio.

El uniforme laboral es de gran importancia gracias a que se convierte en el símbolo de una organización, habla de seriedad, profesionalismo y unión existente en un grupo de trabajo.

S.- Sabemos que es muy importante dejar huella en el cliente ¿el uniforme cómo ayuda a esto?

M.- Con el uniforme se puede construir una imagen de marca en particular, y ya que el uniforme laboral es parte de esa imagen, hace que el cliente no piense en un taller sino en SU TALLER.

Sabemos que el cliente tiene mucho contacto con los mecánicos. Los trata de conocer, les pregunta, los observa. Si los trabajadores son buenos, se lleva una imagen satisfactoria, más allá de las palabras que le podamos decir.

S.- ¿Para qué más nos sirve el uniforme?

M.- Mira, los uniformes laborales están diseñados para facilitar el trabajo. En el caso de los talleres, la tela debe soportar ciertos ataques como la grasa, el calor o la fricción, además de ser anti inflamables. Cuando un trabajador usa el uniforme está más protegido que si usa su ropa de calle, que puede ser inflamable o inadecuada, con el uniforme disminuyes el riesgo de accidentes.

Además de lo anterior, hay un aspecto psicológico en este tema. Los seres humanos necesitamos sentirnos parte de algo y cuando lo hacemos funcionamos mejor. Gracias al uniforme laboral se puede generar un sentimiento y sentido de pertenencia de los empleados para con su empresa. Ellos sienten que son parte de la organización y les ayuda a crear una idea en la mente de lealtad hacia la organización en la que están trabajando.

S.- ¿Es caro uniformar a la gente?

M.- Depende de cómo lo veamos. Invertir en un uniforme tiene ventajas que hace que se paguen solos. La imagen, publicidad, seguridad y pertenencia que dan ayudan a que un taller se venda más y mejor. algunos talleres no quieren darle ropa a su gente porque piensan que si se van perderán su dinero, la realidad es que la gente que se siente parte de algo, no lo deja tan fácil.

 

Agradecemos al Sr. Mario Servín, por compartirnos sus conceptos.

M&M Publicidad UNIFORMAMOS TUS IDEAS

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  

50-06-65-27  

044-55-18-23-67-01  

30-61-05-72

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Ing. Alberto Quiroga
Resolver un problema y no aprender de él suele ser uno de los errores más comunes en los talleres.

 

En principio, el servicio automotriz es una actividad dedicada a corregir fallas y anticipar problemas. Debido a lo complejo de los autos actuales, a veces echarlos a andar es cuestión de varios días y del trabajo de más de un experto.

 

La realidad es que en muchas ocasiones se deben arreglar los autos casi a ciegas, porque no existe la información y quien tiene el conocimiento no lo comparte, pero como buenos profesionales, de una u otra forma los mecánicos terminan por reparar el vehículo. 

¿Qué es lo que pasa después? Pues simplemente quien reparó el auto se queda con la satisfacción y con algo del conocimiento y pasa a lo siguiente, ya más relajado. 

Entonces la memoria comienza un proceso natural y va borrando lo que no considera importante o lo que se va haciendo viejo. Con el paso de los días, lo que eran recuerdos claros se van borrando, y a menos que sigamos practicando el conocimiento que adquirimos, éste se perderá. 

Nota

Las fechas marcadas en azul, son las fechas que tienen eventos, da clic en esas fechas azules para ver los datos de la conferencia programada en esa fecha.

Calendario de Conferencias

Agosto 2020
D L M X J V S
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31
Septiembre 2020
D L M X J V S
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30