Tips Administrativos
logosicaa
  • Registro

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Ing. Alberto Quiroga Venegas

El éxito de tu taller depende de que sepas a dónde dirigirlo y que lo hagas por el mejor camino.

Todos los días hacemos planes, aun sin darnos cuenta. Por ejemplo, cuando pensamos en que vamos a abrir media hora más tarde el taller porque vamos a pasar primero por una refacción, estamos haciendo un plan que involucra tiempos, espacios y materiales. Debemos calcular la ruta para ir a la refaccionaria, visualizar cuánto dinero debemos llevar o si vamos a negociar que nos presten la pieza. Hacemos cálculos mentales de tiempos de traslado y decidimos si nos conviene o no que nuestro taller permanezca cerrado con el riesgo de que un cliente ocasional llegue y se desconcierte al ver que aun no abrimos.

Si bien no está puesto por escrito, en realidad estamos planeando.

Pero qué pasa cuando hablamos de proyectos de mayor importancia, como calcular nuestra capacidad de respuesta ante un cliente que nos pide que le reparemos 20 unidades por semana, o cuando pensamos en adquirir un equipo de alineación para dar un servicio adicional. En ese momento requerimos de planear de una forma más seria y ordenada.

Los planes exitosos tienen la característica de que son capaces de disminuir el riesgo de fallar, porque buscan tomar en cuenta todos los peligros que se pueden presentar y los evitan.

Entre los requisitos para elaborar un plan exitoso, les puedo compartir los siguientes:

 

Define qué es lo que quieres lograr

Si nos movemos por sentimiento o emociones corremos el riesgo de tomar un camino para llegar a donde no queremos. Siempre es importante detenernos antes de avanzar para saber qué es lo que en realidad buscamos. Un empresario se quejaba de que sus mecánicos no hacían las cosas con calidad y le molestaban las constantes reclamaciones de sus clientes, por lo que les ofreció a sus trabajadores un bono si las reclamaciones bajaban. Resultado, las reclamaciones disminuyeron pero continuaron y él se quedó con una frustración porque la gente le exigía el bono por igual. El plan resultó un fracaso porque no se definió bien que es lo que se buscaba alcanzar, que era elevar el nivel de calidad del servicio y el plan se enfocó exclusivamente en buscar disminuir las reclamaciones, es decir, se enfocó en los efectos y no en las causas.

Contempla a todos los involucrados

Retomando el ejemplo anterior, de las reclamaciones, recomiendo tomar en cuenta a todas las personas relacionadas al plan. Antes de tomar una decisión, se debió anticipar las reacciones de los mecánicos, a los cuales, en el ejemplo mencionado, no se les hacía atractivo tener una compensación extra y tomaron como un signo de debilidad por parte del dueño que les ofreciera un pago por hacer lo que era su obligación, por eso reclamaron el bono a pesar de no cumplir con lo especificado. Algunas promociones de servicios de talleres han fracasado porque no consideraron que los clientes se podían avivar, aprovechándose de puntos no especificados o que la competencia podía responder con una promoción más agresiva.

Trata de exigirte lo justo

Algunos planes fracasan porque la exigencia es muy alta y no es realista. Por ejemplo, buscar un crecimiento del 100% cuando tenemos años creciendo a un 5% puede provocar una frustración si la meta cada vez se ve más lejos. Otros planes son tan cómodos, que dejan de ser un reto y se abandonan, provocando conformismo. Utiliza el sentido común para ubicar lo que puedes lograr y de allí busca elevar un poco más la exigencia. Si por ejemplo, anualmente has tenido un promedio de 5 reclamaciones por semana, puedes buscar disminuirlas a solamente dos (realista) y no a cero (exigente) o a cuatro (conformista).

Haz un seguimiento

A veces los planes que hacemos en enero no los volvemos a revisar sino hasta diciembre, si es que los revisamos. Mes a mes, o semana a semana, revisa como vas en cuanto a avances, cumplimiento, demoras y obstáculos, para que puedas corregir lo pertinente, cambiar el rumbo si así se requiere o definitivamente abandonar el plan por considerarlo conveniente.

Evalúa

Cada que culmine un plan, haz una evaluación de lo bueno y lo malo, para que puedas sacar una experiencia de él. No te preocupes si has fallado, pues recuerda que el fracaso es el hecho y no tú, tienes permiso de fallar siempre y cuando estés dispuesto a aprender de ese error para corregirlo e el futuro. Muchas personas tienen miedo de hacer planes porque es más cómodo ir en el día a día, pero así no es posible crecer, sino sobrevivir solamente. Para crecer, uno de los mejores aliados es un buen plan.

Nota

Las fechas marcadas en azul, son las fechas que tienen eventos, da clic en esas fechas azules para ver los datos de la conferencia programada en esa fecha.

Calendario de Conferencias

Agosto 2020
D L M X J V S
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31
Septiembre 2020
D L M X J V S
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30